miércoles, 21 de agosto de 2013

Toma de datos para la certificación energética

Toma de datos para la certificación de la eficiencia energética

Información previa. Inspección “in situ”. Cálculo de superficies.


El procedimiento de certificación energética de un edificio comienza con la recogida de datos. La toma de datos debe referirse tanto a la envolvente térmica del edificio como a las instalaciones térmicas.

Información previa

Es recomendable que el técnico certificador disponga de información previa del edificio: año de construcción, orientación, plano parcelario, división horizontal, dimensiones exteriores, etc. La información previa ayudará al técnico a planificar la inspección del edificio y a agilizar la toma de datos.

Inspección “in situ”

Al realizar la visita, el técnico certificador deberá cumplir con todas las leyes de seguridad y de salud, observando las debidas precauciones en la obtención de datos. Si no dispone de planimetría que represente el edificio, el certificador tendrá que tomar las medidas necesarias. Las dimensiones de huecos, retranqueos y elementos de protección solar siempre deben medirse “in situ”. No deberá realizar pruebas destructivas, a no ser que el propietario las exija expresamente.

Superficies útiles habitables

Las superficies a considerar para la certificación de la eficiencia energética del edificio deben ser superficies útiles habitables, calculadas a partir de dimensiones interiores. Constituye superficie útil habitable la suma de las superficies que ocupan en planta las zonas acondicionadas (calefactadas o refrigeradas) y las no acondicionadas (por ejemplo, las zonas de acceso a las viviendas). Los espacios exteriores a la envolvente térmica, como los garajes, almacenes, balcones, etc., no se consideran habitables.

Superficie de elementos de la envolvente

Las superficies de los elementos que componen la envolvente térmica del edificio se obtienen a partir de las dimensiones interiores. Si al medir un elemento se observa una variación en la composición constructiva de una parte del mismo, capaz de generar un comportamiento térmico diferente:
  • si la superficie de la parte diferente no excede 1 metro cuadrado o del 10 % de la superficie total del elemento, la parte diferente podrá considerarse integrada en el elemento, ignorándose la diferencia en la composición
  • si la superficie de la parte diferente excede 1 metro cuadrado y, además, el 10 % de la superficie total del elemento, la parte diferente deberá considerarse un elemento diferente, y deberá diferenciarse su superficie, a fin de que pueda adjudicársele su valor adecuado de transmitancia.

CERTIFICACION ENERGETICA DE EDIFICIOS












Daniel Trujillano, arquitecto

No hay comentarios:

Publicar un comentario